google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html

Cambiemos de aire

Imaginemos descubrir cualquier destino montados en una bicicleta, como si no hubiera coches que se crucen en nuestro camino, a esto se le llama ciclo turismo perfecto, solo que tenemos que lidiar con los automóviles lo cual no le hace tan perfecto, sin embargo, llega a resultar óptimo para disfrutar de un paseo de fin de semana o vacaciones largas, con amigos, en familia o en pareja. Esta tendencia cada vez más popular resulta ser la alternativa ideal como medio de transporte, esta actividad no solo es divertida, resulta también saludable y lo más importante, es sostenible.


Es en los principales destinos turísticos donde existe esta fabulosa opción ya sea para rutas paralelas a la playa, senderos de montaña, vías en ciudades coloniales, con opción de guía turístico o por tu cuenta… Las opciones son muy diversas y del gusto de todos aquellos turistas que hoy se animan a practicarlo durante su estancia vacacional, sin olvidar que existen las adaptaciones para necesidades especiales.


La importancia de cuidar el medio ambiente practicando un turismo responsable, a través de hábitos sostenibles de movilidad, nos lleva a pensar en el ciclo turismo como una medida alcanzable a corto plazo en cualquier sitio.


El uso de la bicicleta aligera el tráfico en horas pico y cada día son más las ciudades que se suman a la creación de una ciclovía para seguridad del ciclista y conductor, además, ya hay estudios donde han comprobado que en trayectos cortos la bicicleta es más rápida que el automóvil.


Este transporte, ahorra millones de emisiones contaminantes, así como el ahorro de tu cartera por el gasto de combustible, y si a esto le sumamos el accesible costo de algunas bicicletas, resulta sin duda, uno de los medios de transporte más favorable por muchos factores.


Como ejemplo, es digno de mencionar a Europa, teniendo más de una década realizando costosas campañas y designando parte de su presupuesto para cuidar el medio ambiente, incentivando a la población a utilizar este medio para uso habitual; sobre todo, en los países bajos, donde se ha convertido en toda una tendencia, demostrándonos que podemos hacer un cambio en nuestro habito de transporte.


El uso de las bicicletas ha aumentado a nivel mundial estos últimos meses, ya sea para evitar el tráfico, las aglomeraciones en el transporte público o mejorar la salud, y nuestro país no es la excepción, todas las actividades comienzan a retomarse de a poco, bajo un concepto distinto, y aunque para muchos resultaba extraño, difícil, y a veces hasta imposible pedalear en plena metrópoli, las consideraciones de replantear la movilidad en el país es una de las medidas positivas de esta pandemia.


En Mazatlán México, se construyó desde 2018 un espacio con una imperdible vista al mar desde su ciclovía la cual se encuentra a la orilla del malecón.


La ciudad de México cuenta con más de 20 vías especiales para los ciclistas y cada una cubre una distancia específica que le da a todos los usuarios distintas opciones de rutas, entre las más importantes figuran: Ciclovía Parque Lineal FF.CC. de Cuernavaca, Ciclovía Chapultepec, Ciclovía Reforma I, entre otras.


Para marcar la diferencia de paseo en bicicleta, es la huasteca potosina protagonista de una tirolesa a una altura de 225 m, que se recorre solamente pedaleando y se llama skybike la cual ofrece la vista de un paisaje único, con un costo aproximado de 800 pesos por persona, que incluyen otras actividades extremas y familiares.



Te dejamos en esta nota un dato a considerar de suma importancia, recientemente la revista World Watch dio a conocer algunos datos de contaminantes que el sector de transporte genera, como:


  • 300 millones de toneladas de dióxido de carbono.

  • 120 millones de toneladas de monóxido de carbono.

  • 35 millones de óxidos de nitrógeno.

  • 25 millones de hidrocarburos.

  • 9 millones de partículas y tres millones y medio de toneladas de óxidos de azufre.


Coloquialmente, usamos la frase “cambiar de aires”, utilizada a menudo, cuando cambiamos de trabajo, de escuela, o residencia, hoy en día bastaría con usar la bicicleta de forma masiva para mejorar la calidad del oxígeno que respiramos y entonces estaríamos hablando de un auténtico cambio de aires.


Maye Padilla

©2019 by Foro de Periodismo Turístico.