google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html
 

Camino Mesopotámico: Federación, tierras de agua caliente con historias

Un pueblo llamado Federación fue inundado en nombre del progreso. Se destruyeron casas, rincones con historias, muchas esperanzas. Pero, después de 18 años, se puede decir que todo pasa por una razón, nació una represa que hoy da energía hidroeléctrica, y lo más importante, nació una Nueva Federación, y el agua que se llevó tanto, reencarnó sanadora y esperanzadora. Las actuales generaciones encontraron presente y futuro en las aguas termales y la toma de decisiones sobre qué y cómo hacer fueron trabajados de forma participativa, como el pueblo entrerriano acostumbra.


Federación te enamora, con sus aguas termales de distintas temperaturas en piletas de diversas formas y con los colores de sus flores esparcidas por doquier. Federación te enamora por la emoción que produce deslizarse desde lo alto de un tobogán o bailar entre olas si lo que necesitas es compartir y reír. También podés emocionarte al escuchar la historia del pueblo, con el cariño que transmiten los y las federaenses. Sus espacios naturales están alzando la voz para que los conozcas y cuides, como la Reserva Natural Chaviyù.


Estas tierras de aguas calientes, se encuentran al norte de la provincia de Entre Ríos, limitando con la provincia de Corrientes y la República Oriental del Uruguay. Forma parte de la región mesopotámica, que significa “tierra entre ríos”, y en el entre, hay muchas actividades para disfrutar. Lo que la tierra da y las personas trabajan, Federación te lo puede ofrecer, para conocer, oler, degustar, sentir; como su pesca, como su gastronomía especial en parrillas de carne roja y de pescado, como sus mieles en distintas formas. Hasta la industria maderera puede abrir sus puertas para saciar curiosidades.


Camino Mesopotámico


A la espera de muchos turistas deseosos de conocer nuevos destinos, vivir experiencias distintas, y del amor y pasión de un pueblo que le gusta compartir y generar oportunidades, se armó un nuevo producto turístico: El Camino Mesopotamico. Se creó complementándose con el pueblo de Yapeyú en Corrientes, y Apóstoles en Misiones. Así las termas y su historia interesante y compleja se unifica junto a otras, más antiguas, al son de los sonidos de los humedales correntinos y la selva misionera.