google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html
 

Historia del periodismo turístico. Parte 2

Parte 2: Publi-periodismo turístico


Durante la década del 60, tanto el periodismo como el turismo se ven influenciados por el avance de la tecnología y del mercado global, lo que le abre la puerta a un periodismo turístico que responde a esta lógica. Tanto la información como el viaje se convierten en una mercancía, por lo que el periodismo turístico empieza a ser visto como un buen negocio para atraer anunciantes y público:


El siglo XX viene marcado por una serie de circunstancias que van a generar un desarrollo inusitado de los viajes. La primera de ellas es el amplio desarrollo de los transportes que va a permitir viajes rápidos y cómodos y que se pueda llegar a cualquier parte del mundo sin dificultades. La segunda característica es la democratización del viaje. A partir de la segunda mitad del siglo, los países industrializados irán alcanzando un nivel de vida que hará posible que los viajes sean asequibles a la clase media y se generalicen. La tercera particularidad es la concepción del viaje como placer en el marco de una cultura del ocio. (Forneas Fernández, 2004, p. 236)


En este sentido, Pérez Tzaquitzal (2017, p.43) puntualiza en que:


El auge de la prensa y las revistas especializadas en viajes en el siglo XX, coinciden con el crecimiento de la industria turística, por lo que muchas publicaciones sobre viajes adquieren un tinte publicitario. Aguirre Goitia y Fernández (2008) lo llaman periodismo turístico y le dan atribuciones eminentemente comerciales, como formar parte de la creación de imágenes de destinos que convenzan al público de viajar. Una tendencia que permanece en el ciberperiodismo de viajes.