google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html

¿La máscara facial protege del Covid a quienes hacen turismo nudista?

Hasta la década de 1960 a sólo 50 kilómetros de Montpellier y a tres horas de Barcelona, viajando por la autopista E 15, siguiendo en Francia por la A9 hasta Béziers y finalmente por las rutas D64 y D612 se llegaba al poblado de Cap situado en la Comuna de Agde en el departamento de Hérault, sobre la costa mediterránea de Francia. Eran pequeñas casas que los habitantes de los pueblos y ciudades vecinas solían usar durante los fines de semana con motivo de ocio y al mismo tiempo disfrutando la pesca deportiva donde la langosta, el sargo y la albacora eran los manjares frescos que saboreaban en sus estadías.


A principios de la década de 1970, el gobierno de Georges Pompidou elaboró planes para el desarrollo turístico del litoral de Languedoc-Rosellón a fin de competir con los centros turísticos de la Costa Azul al este y de la Costa Brava al oeste. El naturismo inicialmente no participó en estas propuestas, pero Paul René Oltra, uno de los propietarios de los terrenos donde se iba a emplazar la ciudad persuadió a las autoridades para que incluyeran planes para un resort naturista en Cap d'Agde con el fin de atraer a turistas de alto poder económico a un sitio reservado y paradisíaco donde podrían disfrutar del naturismo


El resort fue planeado por el arquitecto Jean Le Couteur como parte de uno de los objetivos de desarrollo estatal más grande de la historia francesa. En 1973 fue oficialmente designada playa naturista y al mismo tiempo se promulgaron las regulaciones para dicho proyecto.


En la actualidad la ciudad es un centro turístico frecuentado por personas de alto poder adquisitivo, conformada por una ribera de 2 kilómetros de largo, además de un gran puerto deportivo, una zona de camping, complejos de apartamentos, hoteles, tiendas, restaurantes, clubes nocturnos, bares, oficinas de correos, bancos, cajeros automáticos, lavanderías y peluquerías, con alrededor de 180 empresas además no podía faltar un lujoso casino. Mientras en las playas de la aldea hay sectores separados para las familias, las parejas y las personas solas, simultáneamente se pueden pasar unas vacaciones completas sin salir de la aldea turística ni usar ropa.

Además la oferta vacacional está orientada al turismo naturista para todo tipo de personas. El nudismo se puede realizar en todo el barrio residencial mientras que la aldea es famosa por la experiencia del intercambio de parejas y sexo libre.


Finalmente la aldea naturista de Cap D’Agde es uno de los focos epidémicos del Covid 19 en el País Galo. La Agencia Regional de Salud alertó esta semana sobre la circulación “muy preocupante” del Covid-19 en el lugar. Según las autoridades, la semana pasada se realizaron más de 800 pruebas de detección, cuyos resultados confirmaron que casi el 30% de los casos positivos de un solo día fueron entre las personas que habían visitado el pueblo.


La tasa de positivos entre los viajeros que han visitado la aldea naturista es cuatro veces mayor que la de las personas que se han alojado en la ciudad de Agde pero que no estuvieron en la aldea.

Se cree que Cap d’Agde es la comunidad de nudistas más grande del mundo donde se alojan hasta 40. 000 personas en el apogeo de la temporada de verano. El brote se produce cuando Francia había comunicado que en las últimas 24 horas se habían producido 4.900 nuevos casos de coronavirus, la cifra más alta desde mayo.


Por eso ¡ten cuidado! si vas a un balneario nudista la máscara facial no te protege del virus.


David Andrés Buero F.

©2019 by Foro de Periodismo Turístico.