google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html
top of page

Los Rápidos, el camping de playas de arena de Bariloche conocido por su entorno natural paradisíaco, tranquilo e ideal para disfrutar en familia

Por María Celina Lundin






Ubicado a orillas del Lago Mascardi y del Río Manso, este predio arbolado de 6 hectáreas tiene zonas organizadas, agrestes y parceladas gracias a la distribución de los fogones y la vegetación del lugar. Se goza de espacio y privacidad




“Nuestro camping y hostel lleva su nombre por encontrarse próximo a los Rápidos del Río Manso. El Lago Mascardi vierte sus aguas al Río Manso (en su tramo medio) atravesando un recorrido de rápidos de singular belleza y recorre aproximadamente un kilómetro entre el Lago Mascardi y el Lago Los Moscos”, explica la página oficial https://losrapidos.com.ar/, dando así la bienvenida a este rincón de ensueño.

Ubicado en un lugar privilegiado, en la zona sur del Parque Nacional Nahuel Huapi, a 45 kilómetros de Bariloche, Patagonia Argentina, el viaje de 45 minutos se inicia bordeando los lagos Gutiérrez y Mascardi, por la Ruta 40 sur. 

En el kilómetro 2002 (Villa Mascardi) se gira hacia la derecha, tomando el camino que conduce al Cerro Tronador y a Casada de los Alerces.

Luego de 9 km, y de cruzar el puente del Río Manso, se encuentra el camping.

“Históricamente el Camping es administrado por el Club Andino Bariloche, quien a través de diferentes concesiones busca conservar el amor a la montaña, que los primeros fundadores practicaron y difundieron. Es de este modo que continuamos con las acciones que comenzaron nuestros primeros fundadores, con el compromiso firme del cuidado y respeto del medio ambiente, priorizándolo ante todo, respetando la naturaleza y a los acampantes”, agrega sobre este escondite espectacular.

“Su geografía tan variada lo hace bellísimo, el mejor lugar para fotografías, contemplar la naturaleza con el ruido del agua cristalina entre las piedras, pasear en kayak, hacer rafting, pescar con mosca o darse un baño inolvidable en el verano", se lee en la web donde se detalla desde el sin fin de actividades que se pueden realizar hasta los cuidados que los visitantes deben tener respecto al medio ambiente e instalaciones del lugar.


Qué hacer

Por su lado, el lago Mascardi invita a los niños, jóvenes y más intrépidos a una inmersión mientras que otros optan por navegar sus aguas con algún tipo de embarcación.

Asimismo es importante destacar que la pesca de truchas es una de las principales actividades.

Y para los amantes de las caminatas se recomienda conocer el circuito interpretativo, de baja dificultad pero con un encanto especial.


Servicios

“Alrededor de 6 hectáreas arboladas para acampar, playas de arena sobre el lago Mascardi y costa sobre el Río Manso. El área cuenta con fogones y toma corriente. El edificio principal tiene servicio de comedor, proveeduría, kiosco, artesanías, sanitarios con agua caliente y albergue que consta de dos habitaciones grandes comunitarias, con cuchetas y almohadas. El comedor ofrece minutas, plato del día, desayunos y cafetería. Además, el lugar tiene sanitarios mejorados con servicio de agua caliente durante las 24 horas. Estos tienen 18 inodoros y 16 duchas. También contamos con sanitarios especialmente equipados para personas con discapacidad", dicen las indicaciones.

El lugar tiene un grupo electrógeno que suministra energía eléctrica de las 21 hs hasta las 24 horas. El motor solo tolera el uso de portátiles para iluminar el lugar de acampe, por lo que no se pueden usar calentadores eléctricos, planchas, heladeras, etcétera.

Además de todas las comodidades y servicios, dispone de un estacionamiento al aire libre, salón de usos múltiples, bar y confitería, restaurante, kiosco y proveeduría, mesas y bancos individuales.


Temporadas

En el verano se puede pescar tanto con mosca como con cucharita. El lugar invita a realizar caminatas que se pueden hacer acompañadas por guías o en forma independiente.

Para los más experimentados, está el ascenso al Cerro Falso Granito. Hay programas especiales para escuelas primarias, secundarias y profesorados de Educación Física.

Por otro lado, en el invierno, las actividades están condicionadas a las características climáticas, por lo que se recomienda comunicarse telefónicamente con los concesionarios.

Otra alternativa interesante es el paseo por el Lago Los Moscos con raquetas.


Flor del Amancay, la leyenda

Entre cipreses, cohihues, rosa mosqueta y retamas, el bosque regala senderos increíbles.

Bien merece capítulo aparte la leyenda sobre la flor de Amancay. 

Según escribió Marta Carbonero, “En la zona de Ten-Ten Mahuida, hoy conocido como Cerro Tronador, habitaba la tribu Vuriloche, cuyo nombre luego se deformaría para denominar esa bella comarca andina. Quintral, el hijo del cacique de la tribu, era admirado por las jóvenes debido a su valentía y fortaleza. Entre todas ellas había una que, además de admiración, sentía un profundo amor por él, pero su condición humilde le impedía siquiera imaginar la posibilidad de que el joven se fijara en ella. Amancay, tal era el nombre de la hermosa joven, no era indiferente a Quintral. Muy por el contrario, él sentía que su corazón se inflamaba cada vez que la morena joven se encontraba cerca, pero sabía que su padre jamás aceptaría que él la desposara. Un día, varios integrantes de la tribu comenzaron a morir a causa de una extraña enfermedad. La epidemia no tardó en extenderse, y también Quintral cayó gravemente enfermo. Aquellos que aún se encontraban sanos comenzaron un éxodo que les permitiera alejarse de los malos espíritus que estaban diezmando a su gente. Quintral empeoraba cada vez más, y en medio del delirio y la fiebre no dejaba de pronunciar el nombre de su amada Amancay. Su padre consultó a su consejero y este le contó sobre el amor profundo y silencioso que existía entre ambos jóvenes. Viendo el grave estado de su hijo, el cacique envió a sus mejores guerreros a buscar a la muchacha. Mientras tanto, Amancay había consultado a una Machi para que la ayudara a encontrar una cura para su amado Quintral. La anciana le reveló que la única forma de salvar al joven era prepararle una infusión con una flor amarilla que crecía en la cumbre del Ten-Ten Mahuida, y Amancay no dudó en ir en su busca. El ascenso no fue sencillo, pero ella no cejó en su esfuerzo. Por fin logró llegar a la cima de la montaña y encontrar la bella flor, pero no se percató de que el gran cóndor la observaba desde las alturas. Tan pronto como Amancay arrancó la delicada flor, el cóndor descendió junto a ella y le recriminó haber tomado aquella flor que pertenecía a los dioses. Con voz de trueno dijo que los dioses lo habían puesto como guardián de las cumbres y todo lo que en ellas se encontraba, y a pesar de que la joven pidió disculpas y explicó la situación en la que se encontraba Quintral, el imponente ser no quiso escuchar razones. Al ver que las lagrimas brotaban de los ojos de la muchacha, el cóndor le propuso entregarle la flor a cambio de que ella le diera su propio corazón. Amancay no dudó. Después de todo, ¿de qué le serviría su corazón si no tenía a nadie a quien amar? La joven se arrodilló frente al ave y sintió como el potente pico habría su pecho en busca del delicado corazón. Sus labios se abrieron y una débil voz pronunció por última vez el nombre de su amado Quintral. El cóndor, conmovido por el amor que hasta último momento demostró la joven, con delicadeza tomó el corazón con una garra y la flor amarilla con la otra para luego elevarse majestuosamente. El cóndor voló hasta la morada de los dioses, sin darse cuenta que gotas de la sangre de Amancay salpicaban no sólo el camino sino también la delicada flor. Una vez en su destino, imploró que le permitieran llevar la cura para Quintral y que crearan un recordatorio para que el sacrificio de la joven no fuese olvidado. Ambas cosas fueron concedidas, y de cada gota de sangre que cayó en los valles y las montañas nació una bella flor amarilla con gotas rojas que se convirtió en símbolo del amor incondicional. Desde ese día, quien regala una flor de Amancay te entrega su corazón.”


Datos útiles

Los Rápidos, autocamping

Club Andino Bariloche

Lago Mascardi/Parque Nacional Nahuel Huapi

Playas de arena sobre el lago Mascardi

Costa sobre el Río Manso

Albergue

Salón Comedor

Proveduría y kiosco

Artesanías

Sanitarios con agua caliente

Tarifas generales: (011) 1563539311/(0294) 154416120









79 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page