google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html Cadenas productivas sin trabajo infantil, una inversión con futuro

©2019 by Foro de Periodismo Turístico. 

Cadenas productivas sin trabajo infantil, una inversión con futuro

Actualizado: 17 de jul de 2019

Desde Lima, el Patronato Gastronómico del Perú, representado por su presidente el chef Marco Sánchez Schmidt, se suma a una nueva gran cruzada contra el trabajo infantil en las cadenas productivas. Junto a el Grupo Suma Sach’a Perú, cooperativas agrarias regionales, la ONG de Desarrollo y Autogestión del Ministerio de Trabajo de Perú y representantes de Estados Unidos, México, Colombia, Argentina y Ecuador, formaron el Foro Internacional cadenas productivas sin trabajo infantil. Reunidos el pasado 11 y 12 de Julio dieron comienzo a esta nueva alianza que busca erradicar el trabajo infantil en el sector agrario, siendo este sector en el que se mide el mayor por porcentaje de explotación infantil a nivel mundial.


Nuestro futuro en porcentajes


Según los últimos informes de la ILO, International Labour Organization, en el mundo hay 152 millones de niños - 64 millones de niñas y 88 millones de niños - en situación de trabajo infantil; es decir, casi 1 de cada 10 niños de todo el mundo se encuentran sometidos a este flagelo. El mismo estudio revela que el 71 por ciento de los niños en situación de trabajo infantil trabajan en el sector agrícola, muchos de ellos empujados a hacerlo por sus propias familias, también víctimas de la pobreza. Otro dato extraído del estudio descubre que poco menos de la mitad de todos los niños afectados por el trabajo infantil -73 millones de niños en términos absolutos - realizan trabajos peligrosos que ponen en riesgo su salud, seguridad o moralidad.



Unirse y cambiar el rumbo


Siguiendo con los lineamientos que propone la ILO, entre ellos: el desarrollo de políticas públicas –regionales y específicas para cada región - conjuntamente con el aprovechamiento de los sistemas nacionales en su vinculación con los medios de vida, este nuevo Foro Internacional propone crear alianzas estratégicas para tratar que los niños puedan volver a la escuela. Desde el Grupo Suma Sach’a Perú, Edison Apaza Ovalle trabaja en cinco regiones del país tratando de involucrar a los agricultores dentro de las ganancias de la industria para así poder movilizar el sistema en la dirección contraria y convertirlo en un círculo virtuoso: “Al aumentar los ingresos del agricultor, esto hace que no lleve a los niños a trabajar al campo. Esto pasa por ejemplo en la cosecha de café, donde la mano de obra es muy cara, por lo tanto incurren en la necesidad de llevar a sus hijos a trabajar con ellos. Estamos haciendo que el agricultor forme parte de la empresa, accionariamente…”, dijo Apaza en una entrevista que dieron junto a Sánchez Schmidt en el programa de TV Noches Informativas de UCI Noticias – Perú.


Por su parte, desde el Patronato Gastronómico desarrollan la integración y articulación de grupos vulnerables de niños y ancianos con otros grupos de cooperativas como la de Apaza y funcionarios regionales para concientizar sobre la importancia de la educación en nutrición, con el objetivo de: erradicar la desnutrición crónica y otras enfermedades no transmisibles asociadas a la mala alimentación, difundir los alimentos regionales en Perú y el mundo aumentando de esta manera su distribución y fomentando estilos de vida más saludables en general. “Nuestro amigo Apaza nos ha manifestado su preocupación sobre este tema y nosotros, los cocineros, tenemos que tener cierto protagonismo con este tema, desde el productor hasta el cocinero”, manifestó en el programa Marco Sánchez Schmidt - quien también es periodista y director por Perú de la World Travel Journalism Organization - haciendo un llamamiento a los comunicadores y chef más mediáticos para que puedan difundir y hacer aún más visible el problema del trabajo infantil en los campos de su país y del mundo.


Despolarizando un perverso oxímoron


No se puede ser indiferente a la palabra con la que se califica desde todos los organismos al trabajo infantil: flagelo. Un látigo que castiga a toda la sociedad, un grillete que nos encadena a todos. Las cosechas de café en Centroamérica y el Caribe, la yerba mate en Argentina, Paraguay y Brasil, son modelos de un mecanismo al que hay que revertirle el sentido porque, paradójicamente en nuestra cultura, mate y café son a la vez símbolos de unión pero también de infortunio. Desde la IOL aseguran que: “Invertir en la eliminación del trabajo infantil conlleva rentabilidades incalculables en términos humanos y económicos. Los niños libres de la carga del trabajo infantil pueden ejercer plenamente su derecho a la educación, el esparcimiento y el desarrollo saludable, sentando, a su vez, la base esencial para un desarrollo social y económico más amplio, la erradicación de la pobreza, los derechos humanos y el bienestar de los seres humanos”.

#cadenasproductivassintrabajoinfantil

Beatriz Arias




45 vistas