google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html
 

Molino Forclaz, ejemplo de turismo y de trabajo entrerriano

A unos pocos kilómetros del centro de la ciudad de Colón, en la provincia de Entre Ríos, se encuentra un predio que refleja el esfuerzo, el tesón y el sacrificio de toda una cultura que tenía al trabajo como única manera de progreso: el Molino Forclaz.


Fue construido entre 1888 y 1890 por Juan Forclaz en la colonia San José al estilo holandés para moler granos de trigo y maíz. Para su funcionamiento necesitaba vientos potentes; es por esto que nunca llegó a funcionar plenamente, por lo que su dueño tuvo que volver a utilizar el antiguo sistema de molienda a malacate.


Este molino junto a una antigua vivienda, los galpones para depósito de herramientas de labranza, el molino de malacate y el aljibe, conforman un conjunto arquitectónico representativo de lo que eran las chacras de inmigrantes de la Colonia.


Las construcciones se encuentran agrupadas y ubicadas en la zona más alta del predio. El resto de la chacra estaba destinado a tareas de labranza de la tierra en sus diferentes opciones: huertas, plantación de frutales, pastoreo, sembradíos, entre otros.


La colonia San José fue la primera colonia agrícola de la Provincia. En 1857 llega el primer grupo de inmigrantes que provenían en su mayoría de Suiza. Un año antes otro contingente suizo había llegado a Esperanza, Santa Fe y precediendo a las anteriores, diez familias suizas dieron origen a la colonia de Baradero en la provincia de Buenos Aires.


Además de familias suizas, arribaron a San José saboyanos y piamonteses. Eran tiempos de la Confederación Argentina con su capital funcionando en Paraná.


El 29/08/2013 según decreto Nº 2941 del Ministerio de Cultura y Comunicación, se lo declara “Museo Provincial Molino Forclaz”. Hoy el monumento tomó el valor de una pieza de museo y es un organismo del Gobierno Provincial.


El museo ofrece tres tipos de vistas guiadas:


Tradicionales: se realizan en los horarios en que se encuentra abierto el predio.


Teatralizadas: declaradas de “Interés Cultural” por la Secretaría de Cultura de la Provincia de Entre Ríos desde el año 2013. Estas son protagonizadas por un grupo de vecinos que desde el año 2010 comienzan a realizar estas representaciones como antaño. En ellas fluyen los sentimientos, el visitante puede convivir con la familia ataviada como en la época. La historia cobra vida en cada representación.


Nocturnas: el predio es íntegramente iluminado por candelabros, velas y faroles a querosene, los visitantes son recibidos en un ambiente increíble donde el sentido del audio, la vista y el olfato nos transportan a esa época, es una experiencia interactiva y educativa.





Silvia M. Vázquez


40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo