google-site-verification: google4de8d2c53f298c40.html
 

Un rinconcito con mucho sabor en SLP



Si de comer se trata, San Luis Potosí nos ofrece una variada gastronomía y uno de los lugares que podemos visitar es el Rincón Huasteco, restaurante que recibió en junio del presente año un reconocimiento del ayuntamiento de la ciudad por ser parte de la Guía Gastronómica de las Ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial. Pero eso no es todo, porque este establecimiento también ha sido considerado desde el 2016 como uno de los mejores restaurantes del país por parte de Culinaria Mexicana, S. Pellegrino y Nespresso.


A esta fila de premios se suma también la Presea Trayectoria de Éxito que recibió en el 2021 su fundador, el ingeniero Taurino Galván Valencia, por sus 30 años de trayectoria empresarial al ser embajador de la comida huasteca en San Luis Potosí. Este galardón lo recibió en el Teatro de la Paz junto con otros 10 potosinos destacados en el ámbito cultural, social y académico.



Realmente fue un gran honor conocerlo, así como saber que se ha desempeñado como catedrático en la facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP). Gracias a la OMPT-México y la Dirección de Turismo Municipal del Ayuntamiento de SLP, se dio este encuentro con él en el Palacio Municipal, donde nos presentó algunas delicias de su restaurante y aquí les comparto la carta de lo que degusté con mis colegas periodistas turísticos con quienes participé en el evento Pasaporte Abierto 2022.


Aperitivo:


Cueritos (piel de cerdo macerada en vinagre, aceite y especias) acompañados de tostadas de maíz fritas. Y no podía faltar una refrescante agua de jamaica.



Entrada:


Queso artesanal de guaje, jacubes (cactáceas comestibles del desierto potosino), cabuches (botones de la flor de la biznaga) y zacahuil (tamal envuelto de cerdo, maíz martajado y chile rojo cocinado en horno de leña). Este último es un plato que suele prepararse en la región de la Huasteca, al sureste de la ciudad de San Luis Potosí, y me llamó la atención saber que puede llegar a medir 5 metros de largo.



Plato fuerte:


Huastecada (enchiladas huastecas, cecina de res, bocoles, frijoles negros y chorizo de cerdo). En cuanto al bocol, se trata de una especie de tortilla que no se hace taco. Sin embargo, se puede rellenar de frijoles, queso, chicharrón, chile poblano (rajas), chorizo y otros guisos. "La masa se prepara con queso, manteca de cerdo y sal. Se toma un "testal" (porción de masa) y se moldea con las manos. A este moldeado le llamamos "torteado" y a esta masa moldeada o "torteada" le llamamos bocol. Es recomendable que su cocción sea a fuego lento y garantizar su cocción", nos precisa don Taurino, además de mencionarnos que en México, para identificar al bocol, se suele decir que es una especie de "gordita de maíz", pero las gorditas son solo masas convertidas en tortillas gruesas que también son rellenadas con guisos.



Además de haber disfrutado de esta carta, pudimos apreciar en una mesa la variedad de productos típicos de la región huasteca como quesos, chorizos, jacubes y arracheras; pero esto no fue todo, porque fuimos acompañados por el trío Renacimiento Huasteco, un grupo musical de la región. Como bien dicen, un verdadero rincón lleno de tradición huasteca.



Eric Barrantes García

Lima - Perú

https://lostoursdeeric.wordpress.com/home/


28 visualizaciones0 comentarios